martes, 22 de abril de 2014

The Search For Montserrat Caballé

(Post dedicado a Victoria de los Ángeles)

BIENVENID@S CHIC@S AL penúltimo post de Poveri fiori. Acabado el tránsito por más de 50 años de carrera de la Superba, con especial énfasis en los "veinte gloriosos", creo que es obligado sacar a la palestra en este momento las opiniones de la crítica divergente, que haberlas haylas. 

Sin desmerecer a las decenas de excelentes reseñas positivas -más que justificadas- que hemos revisitado, y que en definitiva, junto a las declaraciones de colegas ilustres, son las que más contribuyeron a construir el MITO, personalmente he añorado "un poco menos de pasión y algo más de razón" a lo largo de estos meses. Así que, aunque sea para compensar, detengámonos en un par de esas críticas... adversas, ambas procedentes de allende los mares. Como siempre, juzgad vosotros mismos. 

Con el título de The Search For Montserrat Caballé, el crítico discográfico del The New York Times, Peter G. Davis, escribía una dura reseña en 1973, en la sección de Recordings. Os extraigo los highlights:


Whither Montserrat Caballé?
"WHITHER Montserrat Caballé? An odd question, perhaps, considering the fact that she is securely positioned in the world of opera as one of today's half dozen or so big-league sopranos. Yet during the past eight years, since that concert performance of 'Lucrezia Borgia' with the American Opera Society in April 1965 catapulted her to stardom literally overnight, the Caballé career has followed a rather haphazard course and still seems curiously unfulfilled.

This opinion is shared to some extent by those behind-the-scenes people who have played a large part in "presenting" Caballé to the public -particularly so at RCA, the company that sponsored her first international recordings and now has high hopes that Norma, both the new recording (RCA LSC 6202, three disks) and next months's Met performances, will give Caballé the kind of sweeping critical and public triumph that has eluded her (in New York at any rate) since 'Lucrezia'.

Perhaps it will. At least the simultaneous arrival of live and recorded performances of 'Norma', the operatic summit for all sopranos who aspire to bel canto roles, constitutes a genuine Event and represents the kind of astute planning that has been conspicuously absent from Caballé's career to date. Although her complete opera recordings now number seven (only a fraction of her diversified repertory), few of them created the kind of initial excitement that accompanied a new release from, say, Sutherland (a testimony to the promotional acumen of London Records - surely Sutherland, Tebaldi and Horne, among others, owe a great deal to that label's guidance, careful planning and flair for showmanship).


On paper, 'Lucrezia Borgia' may have seemed the logical choice for Caballé's recorded debut, but by the time the disks appeared in 1967, the star-making event itself was well in the past; furthermore, a widely circulated pirate version of the live performance robbed RCA's recording of its impact... 'Il pirata' remains her most consistently satisfying effort, though marred by distinctly inferiors colleagues; for RCA one might single out the surprisingly successful 'Salome' and the three Rossini/Donizetti/Verdi 'Rarities' disks, an imaginatively conceived series and sung with exceptional beauty.

If Caballé's recording history has been spotty, her New York opera appearances have been, with the exception of her American Opera Society concert performances which were invariably accompanied by a kind of weird cult-hysteria, virtually non-happenings. Her Met debut was in 'Faust' (December 22, 1965), an unfortunate choice since the demure Marguerite seemed temperamentally at odds with her essentially grand manner. Sentiment undermined that all-important occasion: Caballé understably wanted to sing once in the old house and 'Faust' was the only choice open to her at the time. At Lincoln Center her one new production thus far has been 'Luisa Miller' -lovely singing in a worthwhile revival certainly, but not an especially attention-getting role. Nor have Violetta, Desdemona, Amelia ('A Masked Ball') or Elisabetta ('Don Carlo') proven to be the proper vehicle to tap her full potential".

El CRÍTICO continúa su circunloquio preguntándose cómo es posible que "Caballé still remains at the top"... Os lo ahorro por dos motivos: la reseña original está cortada por la derecha, lo que dificulta la transcripción literal; y en segundo lugar, porque lo que se intuye -aquí sí, amigo Peter- son gilipolleces. 

Posteriormente, Davis entra a hacer la valoración de la grabación de estudio de la Norma, recién publicada entonces, concluyendo que "quizás" la próxima aparición de la artista en el escenario del MET para interpretar la obra en directo -"a real challenge considering how closely Sutherland has become indentified with the role in this production"- le permita pulir los flecos del registro en disco. Y finaliza:

"However it turns out, RCA's interesting if flawed recording should provide a good deal of comment and controversy -and, doubtlessly, pleasure as well for anyone who enjoys the sound of a truly great operatic voice. As for the question that opened this review, that still remains unanswered".
*
Apenas transcurridos dos meses de la reseña anterior, el mismo rotativo volvía a la carga con un irónico artículo titulado Better Hurry, Caballé Is Retiring in Three Years, aparecido el domingo 4 de marzo. Escrito por Stephen E. Rubin -al hilo de los comentarios de Caballé por aquella época sobre su deseo de retirarse para dedicarse a su familia-, se trata más de un repaso a la carrera de la diva que de una crítica comme il faut. Incluye también algunas declaraciones curiosas de la propia soprano, como su explicación de cómo fue la misma Joan Sutherland quien le animó a adentrarse en la partitura y el personaje de la Norma de Bellini (hecho ya comentado en este blog con anterioridad). Pero de este segundo artículo del NYT me interesa resaltar un par de comentarios:

"The Caballé trademark of consistently beautiful singing has also led to a number of complaints. Detractors, while admiring the purity of her vocalism, claim that there is a sameness to her work, and that the continual striving for piano phrases eventually becomes stultifying and is often at odds with the drama of the music. This, too the soprano seems to understand:

- There are many times when I sacrifice the beauty to make a dramatic efect, she says with a smile. Only you see, God has blessed me -I don't know how else to say it- with a beautiful sound. I try in roles like Salome to sing earthily, but it comes out as sweet-earthy".


En general, la prensa anglosajona no tuvo piedad...
¿viudos de la Sutherland?

A continuación, el amigo Stephen introduce a sus lectores en los orígenes "alemanes" de la carrera de nuestra diva:

"Most interesting about her early career days, other than the invaluable experience she received, is the astonishingly broad repertory she developed. In a single week in Bremen, she once sang in 'The Bartered Bride', 'La Traviata', 'Tosca', 'Salome' and 'Die Fledermaus'. She also did a number of the Wagner operas, Prokofiev ('The Flaming Angel') and Berg ('Wozzeck'). So why is it that today she is almost exclusively devoted to the Verdi and bel canto repertories?:

- The people are not interested in hearing me sing these other parts, she says with some annoyance. I have done so much Strauss, Wagner and Mozart, but I am never engaged to song them now.

If this desire to stray into heavier regions frightens the Caballé fanciers who think of her solely in terms of the fragile bel canto melodies, fear not. The soprano, who describes her voice as a 'full lyric', has no intention of straining it in parts that call for hefty vocalism. 

- My favorite role is has always been Salome, and believe me it is not heavy for the voice. It is only dramatic in accent. I only sing roles that composers have written lyrically for the voice. Just because many big-voiced singers have done them doesn't mean that they have to be sung that way. 

- ...

- I would never sing Turandot or Isolde for example. They demand voice and volume. Don't forget, I studied composition for many years in the conservatory, so I understand these things. I also only learn operas with the full orchestral score, never with the piano score. So I know exactly where the orchestra is heavy or not. To work like this has helped me to know when to sing piano, when to sing forte and when not to". 

Es lo que tienen las hemerotecas. No te enfades Montse, a los políticos también les pasa.

*
La mención a los orígenes "germanos" de la carrera de la Caballé en el artículo anterior me conduce directamente a la tercera y última reseña que os quería mostrar hoy, en verdad la última de este blog. Escrita en la revista Diverdi por Santiago Salaverri, y más suave y descriptiva que las dos precedentes, lleva por título El legado straussiano de Montserrat Caballé. Os la resumo a continuación:

"Sin duda fue Richard Strauss el autor que se demostraría más afín a sus capacidades y preferencias. Ya en enero de 1958, a los 14 meses de su debut, la Ópera de Basilea le ofreció la oportunidad de encarnar a Salome, primero como cover y luego como sucesora de Inge Borkh, bajo la dirección de Silvio Varviso; sin haber cumplido aún los 25 años, Caballé ofreció hasta 17 funciones del temible rol de la princesa judía (funciones de las que una reciente grabación de Gala ofrece deslumbrante testimonio), protagonizando un incidente demostrativo de su temperamento y pundonor profesional: ante una crítica deslizada en un periódico local que la acusaba de haber exigido un corte en la partitura, Caballé, al término de una función, se dirigió al público periódico en mano explicando que el corte había sido pedido por su antecesora y mantenido por el maestro contra sus insistentes ruegos (...)

En diciembre de 1959 Caballé debutó en la Staatsoper de Viena con este mismo rol, pero para entonces ya había asumido otros papeles del compositor muniqués: Dafne, la Crisotemis de Elektra, y pronto Náyade de Ariadne auf Naxos y Arabella. Con este último rol debutaría el 7 de enero de 1962 , como es bien sabido, en el Liceo de su ciudad natal, y La Vanguardia ponderó su voz 'luminosa y clara', capaz de sobrepasar sin problemas la orquesta straussiana, su extraordinario control del fiato, sus sugestivos pianísimos, la extraordinaria belleza y el raro refinamiento de su fraseo, y la perfecta amalgama de su color vocal con el sonido de la orquesta, 'probablemente el color que el propio Strauss hubiera deseado'...


... y la crítica madrileña no le ha hecho justicia tampoco,
salvo honrosas excepciones como ésta
Salomé constituyó uno de sus papeles favoritos, mantenido en su repertorio durante más de tres décadas (en 1988 lo cantó por última vez en el Liceo), a lo largo de las cuales lo interpretó en más de 60 funciones, y de él dejó una grabación en estudio con Erich Leinsdorf en 1968 que la artista consideraba su mejor disco: en entrevista de G. Landini para la revista italiana Musica (junio de 1982) afirmaba que era la grabación que 'sin duda' salvaría en caso de un terremoto. Junto a él, y a los otros papeles arriba señalados, habríamos de añadir todavía dos: la Mariscala de Der Rosenkavalier, interpretado sólo en dos ocasiones (Glyndebourne'65 y Barcelona'84) y Ariadna (Met'76, Paris y Barcelona mitad 80's).

En resumidas cuentas, el legado straussiano de Montserrat Caballé, si exceptuamos su Salome quizás no resulte cuantitativamente muy importante; su dedicación al repertorio belcantista y verdiano durante los años centrales de su carrera absorbió la mayor parte de su tiempo y sus energías. Pero Strauss siguió siendo probablemente su autor favorito (...) Y prueba adicional de ello es que, exceptuando a los autores españoles, a ningún otro compositor ha dedicado una actividad liederística tan importante como a Richard Strauss (...) Más de dos docenas de lieder, casi todos los más bellos y exigentes de la producción del muniqués, fueron traducidos por la soprano catalana con sus medios a la vez opulentos y refinadísimos, su impecable dicción alemana y su afinidad estilística" (el subrayado es mío).
*
Amig@s, el humilde homenaje que ha pretendido ser Poveri fiori toca a su fin. Para mí ha sido un auténtico placer -y un verdadero redescubrimiento- tener la oportunidad de acompañaros a lo largo de estas veinte jornadas en la fascinante travesía de la génesis, construcción y deconstrucción del mito Caballé. Espero haber sido capaz de suscitar en vosotr@s al menos el 0,01% de mi pasión por la DIVA, en especial por su voz y su arte inmensos, más allá del personaje. ¿Que con qué me quedo yo? Buena pregunta... Quizás con aquello de que "suspendía el tiempo con su voz"...


Miguel Segura -amigo y padrino- nos consiguió
esta dedicatoria como regalo de bodas

GRACIAS A TOD@S por seguirme, y cómo no a Montserrat Caballé por su ARTE y a Jordi Suriñà por su AMISTAD, sin los cuales hubiera sido imposible no ya escribir este blog, sino poder elevarme con tanta asiduidad a cotas espirituales -cuasi místicas- inimaginables.

A pesar de que nos queda el último post (sorpresa), servidor se despide hoy aquí. Y quisiera hacerlo con las palabras que -en mi opinión- mejor han glosado el significado y la importancia de la Superba en la Historia de la Música Clásica. Las pronunció la egregia mezzosoprano italiana Giulietta Simionato (1910-2010), y aunque no tengo datada la cita imagino que sería por los 80's...


Giulietta Simionato


"Montserrat Caballé is the greatest living singer. Not only is her vocal apparatus of superb quality, her technique is outstanding. Some criticize her because of her lack of vivacity - but do these critics not realize that perhaps she would not be so perfect, if she possessed that too?".






Lo dicho. Salud y MÚSICA.


(PS TOP10 missing recordings: selección de actuaciones de la Caballé que no he conseguido agenciarme o que sí tengo pero en versiones de calidad sonora justita, tenéis toda la vida para regalármelas, thanks in advance!)
  • LA BOHÈME (17/11/56): debut oficial en Basilea
  • ARABELLA (7/1/62): debut oficial en el Liceu
  • EL PESSEBRE (23/09/62): debut de la obra en Asís, con Oncina
  • TOSCA (11/10/64): en Mexico, con di Stefano
  • MANON (7/5/67): la mítica de Madrid, con Kraus
  • LA TRAVIATA (22/10/70): debut en Chicago, con Gedda
  • NORMA (17/2/73): debut de la obra en el MET, con Cossotto
  • MEDEA (30/12/76): debut de la obra en el Liceu, con Lima
  • SEMIRAMIDE (23/07/80): legendario debut en Aix-en-Provence, con Horne
  • MESSA DA REQUIEM (22/10/80): en Nueva York, con Domingo y dirección de Mehta

(PS TOP20 Greatest Sopranos of All Time: listado publicado por la revista inglesa de música clásica BBC Music Magazine en 2007, controvertido en su momento -y siempre, todos los rankings lo son- pero que pasa por ser el más serio realizado hasta la fecha; a continuación las 10 primeras "clasificadas")


Os he dicho que la revista era inglesa, ¿verdad?... Si alguien encuentra por ahí otro listado... digamos de fuentes continentales, igual de SERIO, que me lo haga llegar por favor; lo recibiré con lágrimas... La pasta de dios que me gasté en terapeutas para superar éste... Aunque la verdad, no sé si lloré más por el #6 de Caballé o por el #18 (!) de la Tebaldi.

De todas formas, ya superado el trauma, lo suyo sería recordarles a los amigos ingleses lo que respondía, mediados los 70's, una Maria Callas ya retirada al ser preguntada por cuáles de las sopranos del momento podían sucederla:

"Only Caballé".

Ranking de Alex Salvador, 2014 :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.